No sé por qué pero me acordé de Bledsoe

No sé por qué pero me acordé de Bledsoe

El domingo pasado, mientras veía el debut de Jimmy Garoppolo de los Patriotas de Nueva Inglaterra, en contra de los Cardenales de Arizona, me acordé de Drew Bledsoe; y no sé por qué, sospecho que Tom Brady, al mismo tiempo que contemplaba las jugadas de su suplente, desde la comodidad de la sala de su casa, también se acordó de él.

Por el año 2000, Drew Bledsoe era uno de los QB estelares de la liga, famoso sobre todo por sus regresos cardiacos; había convertido a los Patriotas de un equipo francamente malo, a uno

contendiente. Los Patriotas aparecían regularmente en la postemporada, y los llevó a un Super Bowl, que finalmente perdieron en contra los Empacadores de Green Bay.

La vida le sonreía a Bledsoe, cuando en marzo del 2001, firmó un contrato sin precedentes por diez años y por la suma de 103 millones de dólares. Sin embargo, en el segundo partido de la temporada, se lesionó y Belichick se vio obligado a debutar a Tom Brady...

Como ya todos sabemos, hoy Brady está suspendido por los cuatro partidos iniciales de la temporada. No puede entrenar, ni tener ningún contacto con el equipo en ese lapso de tiempo. Aunque no todo es tristeza para Tom, ya que logró renegociar su contrato. Como la liga no permite que se le pague durante el período que está suspendido, sólo puede cobrar tres cuartas partes de su sueldo y, por ello, en lugar de cobrar un salario anual de nueve millones de dólares, va a cobrar solamente uno. ¡Más un bono de 28 millones de dólares que la NFL no puede tocar!

Y entonces prendí la tele para ver cómo la poderosa defensa de los Cardenales aplastaba a un quarterback novato que además no contaba con Gronk, y no fue así.

Y no fue así porque apareció Garoppolo, tranquilo, sonrisa Hollywoodense, y que con su movilidad, liderazgo, temple, y buen brazo, ganó un partido que los más optimistas daban por perdido. Y no sé por qué, pero me acordé de Bledsoe.

Teclo Ternero

No comments

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.