La victoria de Pittsburgh sanó heridas.

La victoria de Pittsburgh sanó heridas.

Un año tenía que pasar para sanar la herida que queda cuando tu equipo pierde en playoffs contra un rival de división.

 

Fue hace un año cuando los Steelers en su casa y con su RB Le’Veon Bell fuera de la temporada por lesión fueron eliminados de la postemporada a manos de su rival más odiado “Los Ravens”.

 

La herida sanó y sólo por que un año después, en la misma semana de comodines mis Steelers vencieron al otro odiado rival de la división, “los Bengals”.

 

La victoria sabe a una gran venganza contra un equipo que enfoca todos sus esfuerzos cada año en cómo ganarle a los Steelers y quedar arriba en la división, la victoria se da en la casa de los propios Bengals campeones de la división y por séptimo año consecutivo se van de los playoffs sin ganar un solo juego  (su última victoria se remonta al año 1990).

 

 La victoria puede ser que haya salido muy cara, pues el sucio y mal intencionado defensivo de Cincinnati Vantaze Burfict, que por cierto ya ha sido sancionado con múltiples multas y ahora con tres partidos de suspensión, se la pasó repartiendo golpes ilegales, por no llamar criminales en el juego, como el que le da a Big Ben en el hombro y que lo lo mantuvo fuera del juego casi todo el último cuarto, lo cual sin duda fue un factor muy importante para que los Bengals regresaran en el juego y se pusieran arriba en el marcador.

 

Este mal intencionado defensivo, no contento con lo anterior, comete un error garrafal para la suerte de su equipo faltando menos de dos minutos golpea ilegalmente en la cabeza y deja con una conmosión cerebral a Antonio Brown, castigo que puso a Pittsburgh en posición de gol de campo, la cual se mejoró todavía más cuando otro polémico jugador Pacman Jones por querer encarar a Joey Potter coach de linebackers de los Steelers golpea a un referí que lo castiga con otras 15 yardas. Al final después de estos dos castigo y un fumble de los Bengals le entregaron a Pittsburgh en charola de plata la victoria, pero como dije puede que sea muy cara.

 

Denver en su casa en muy complicado y tienen a la mejor defensiva de la liga, en el peor escenario sin Big Ben y Antonio Brown es casi una misión imposible pero si así fuera pues ni hablar me quedo con el enorme gusto de haberle ganado a los odiados Bengals, clientes sin duda de mis Steelers y con una herida sanada.

No comments

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.