Justin Tucker usa película como referencia para ayudar a los Ravens

Justin Tucker usa película como referencia para ayudar a los Ravens

Justin Tucker dejó en claro una vez más porque es el mejor pateador bajo presión en la NFL el domingo. Con 1:02 por jugar, el pateador de los Baltimore Ravens consiguió el gol de campo que les permitió vencer 19-17a los  Jacksonville Jaguars  viniendo de atrás.

Tucker reconoció sentir mariposas en el estómago momentos antes de prepararse para buscar la patada. La tensión fue liberada por el centro, quien uso una referencia de Hollywood con él.

"Morgan [Cox] me compartió un poco de sabiduría justo antes de entrar al campo", reconoció Tucker. "Fue una línea de 'The Sandlot' ('Nuestra Pandilla'): 'Los héroes serán recordados. Las leyendas nunca mueren'. Sí, puede sonar un poco dramático. Es un juego de fútbol americano pero así es como nos sentimos".

Los 13 goles de campo que tiene Tucker en el último cuarto o en tiempo extra para conseguir el triunfo son, por mucho, el mejor registro desde que ingresó a la liga en el 2012, de acuerdo con ESPN Stats & Info. El siguiente en la lista es Adam Vinatieri, con 9.

"Quieres un mariscal de campo con hielo en las venas y, sin duda, también deseas un pateador así", comentó el apoyador Terrell Suggs.

Hace dos años, los Ravens llegaron a un acuerdo por cuatro años y 16.8 millones de dólares con Tucker, convirtiéndolo en el mejor pagado en lo que a dinero garantizado se refiere (10.8 millones de dólares).

Definitivamente Tucker se ha ganado esa distinción. Tiene 11 de 12 intentos concretados (91.6 por ciento) en su carrera cuando tiene la oportunidad de empatar o ganar un partido cuando quedan dos minutos en el tiempo regular, de acuerdo a ESPN Stats & Info.

"Creo que la habilidad que tienes para brillar bajo presión es un talento que solo los mejores tienen", subrayó John Harbaugh. "Es como un swing en el golf o alguien encargado de cobrar un tiro libre. Tan solo la habilidad de, cuando la presión está en lo más alto, mantenerte lo más tranquilo posible y con los fundamentos claros, sin pensar en lo que está ocurriendo alrededor".

Lo que también es de admirarse es el hecho que, en rara ocasión, Tucker tiene un intento corto con el juego en la línea. En 2013, consiguió un gol de campo de 61 yardas --marca de la franquicia-- con 43 segundos por jugar en un Lunes por la Noche en Detroit. En 2015, firmó la patada más larga para un visitante en Heinz Field: 52 yardas en tiempo extra.

El promedio de yardas que tiene Tucker para definir un juego es de 44.6. "¿Se volverán más fáciles? No estoy seguro", recordó el pateador. "Pero mientras más oportunidades tenga y las convierta, adquiriré mayor confianza para el siguiente intento".

 

Vía: ESPN