Dak Prescott y Ezekiel Elliott, dos novatos que juegan como veteranos

Dak Prescott y Ezekiel Elliott, dos novatos que juegan como veteranos

 Los Dallas Cowboys parecen mejorar cada semana de la mano de sus dos novatos estelares, Dak Prescott y Ezekiel Elliott.

Prescott cada vez muestra más soltura, seguridad en si mismo y cuidado de balón. Elliott empieza a entender mejor el ritmo de la NFL; sobre todo en tiempos, movimientos y cuidado para correr el balón el balón. Y los Cowboys pueden presumir que por vez primera ganaron un partido en su estadio sin el mariscal de campo Tony Romo como titular desde el 2010 y el primero como locales en más de un año.

“Dak ha manejado cada oportunidad de una manera realmente buena desde el principio, desde su primer partido”, consideró el entrenador de los Cowboys, Jason Garrett.

“Esta noche no fue diferente. Ejecutó bien; lanzó el balón bien desde la bolsa. Cada vez parece más cómodo pasando largo; pasó bien cuando estuvo en movimiento. También hizo algunas jugadas con sus piernas”.

“Tomó un montón de buenas decisiones”, agregó. “Lanzó un buen pase de touchdown a Dez Bryant, que en ese momento nos sacó del problema cuando peor jugábamos”.

Esa ha sido la principal cualidad del novato Prescott, reclutado en la cuarta ronda procedente de Mississippi State:

La toma de decisiones y la manera en que maneja el partido. Nunca está demasiado arriba, ni abajo. Su carácter dista de parecer el de un debutante profesional de 23 años de edad, con la presión de 90,554 aficionados con boleto pagado enardecidos por completo para bien o para mal, en un partido de televisión abierta a escala internacional en horario estelar. Igual se ve cuando está la situación complicada que simple.

Este domingo por la noche, por ejemplo, guió a los Cowboys a anotar en sus primeras cuatro series ofensivas con tres touchdowns incluídos. Suma ya 99 pases en la NFL sin intercepción y es capaz de ajustar en cada jugada incluso sobre la línea de golpeo.

“Juega con veneno y compostura como si hubiese estado aquí por años”, dijo Garrett.

“Se concentra en su trabajo y no deja que el ambiente exterior le moleste. Toma buenas decisiones y cuida el balón como pocos”.

Elliott, el corredor que fue seleccionado con la cuarta selección del Draft, también enseña que aprende cada vez que pisa el campo de juego.

Se repuso de una semana de intensa crítica por haber soltado dos balones contra los Redskins y quedar corto de las 100 yardas en sus primeros dos partidos profesionales. Este domingo contra los Bears, Elliott logró 140 yardas con promedio de 4.7 por acarreo. Mostró paciencia para que se abrieran los huecos, explotó con velocidad y bajó el casco para golpear cuando fue necesario. “Es obvio que Zeke está aprendiendo rápido”, mencionó el dueño y gerente general de los Cowboys, Jerry Jones.

“Ha bajado su ritmo y ha entendido que en esta liga hay muy buenos y rápidos jugadores que técnicamente son casi perfectos”.

Cierto que los Cowboys vencieron a un equipo que tiene poco o nada para competir esta temporada y que sigue sin ganar en tres partidos. También es cierto que la defensiva aún adolece de problemas crónicos que deben preocupar en serio cuando vayan contra equipos más competitivos. La falta de presión al quarterback rival y de tackle son evidentes.

Los Cowboys pudieron dar un golpe de autoridad aún mayor si reducen esas fallas y además el receptor Terrance Williams por fin dar el brinco de calidad que se espera desde que llegó al equipo como novato en el 2013. Williams esta vez cachó los cuatro pases que le envió Prescott, pero soltó uno en el tercer periodo que revivió por un cuarto a los Bears evitó que los Cowboys sellaran el encuentro más temprano. Pero al final, como dijo Jones, los Cowboys toman con gusto la victoria, su primera en casa desde que vencieron en el juego inaugural del 2015 a los New York Giants.

“No hay razón para que no ganemos aquí, si podemos ganar afuera”, dijo el dueño del equipo. “Me alegro de la exhibición que dimos. Tenemos una gran afición y el ambiente correcto”. “Nuestros aficionados merecen vernos ganar”, añadió. “A todos les gusta ver jugadores jóvenes jugar bien y mostrar el futuro que podemos tener”.

Vía: ESPN