Aquí la razón de porqué odias a los Pats

Aquí la razón de porqué odias a los Pats

Por Ale Garza

Aquí la razón de porqué odias a los Pats

Lo volvieron a hacer. Los Pats, llegaron de nuevo al Super Bowl. Otra vez tendrás que irle al equipo contrario, sea quien sea. Quizás tendremos que verlos ganar su quinto anillo, aunque a algunos se les retuerza el hígado. ¿Por qué? No lo sé, porque es bueno tener un rival enemigo o porque en los últimos años, ha estado de moda odiarlos. Estas son lo que considero las razones más importantes de por qué los Pats son uno de los equipos más odiados de la NFL. Si tú, mi estimado hater, no sabías por qué los odias, aquí te doy unas ideas. Si ya lo sabías, te lo recuerdo para que sigas haciendo entripados.

 

  1. Las trampas. Seguro has escuchado hablar de la guerra entre la NFL contra Tom Brady llamada Deflategate, pero la fama de los Cheatriots, como algunos les llaman, se remonta desde Spygate y algunos podrían debatir que fue desde el famoso Tuck Rule en aquel campeonato de la AFC contra los Raiders en 2002. De este último, se puede creer que fue favoritismo de los árbitros. Con Spygate, híjole Belichick, tú muy mal. Hiciste trampa y te cacharon. Punto. Supéralo y deja de vivir en el pasado. Acerca de Deflategate, es más probable que no, que el Comisionado Roger Goodell estaba en una misión: manchar el nombre de uno de los mejores quarterbacks en la historia de la NFL. Saquen sus propias conclusiones, pero leyendo un poco verán que todos los equipos tienen cola que les pisen.

 

  1. Los fans. ¡Gooo Pats! Ay, por piedad, ¿tienen que ser tan insoportables? Sí. Tantos años estando en los primeros tres lugares saca lo más pedante de uno, pero seamos sinceros, ¿no serían todos iguales si vieran a su equipo ganar una y otra vez? Estoy segura que el nivel de pedantería del fan patriota es directamente proporcional al número de victorias.

 

  1. La dinastía. OK, llegaron dos veces al Super Bowl antes, pero a partir de 2001, algo sucedió y nació la dinastía Pats y con ella, los haters. Y hablando de victorias, la neta mi estimado hater, ¿no será que estás un poquito celoso de que otra vez los Pats llegaron al Super Bowl o, mejor dicho, le ganaron a tu equipo? Seamos sinceros, si no le vas a los Pats, qué flojera es verlos ganar… otra vez. No hay temporada que no rompan récords y los Pats llegarán a su noveno Super Bowl –más que cualquier otro equipo. Auch.

 

  1. Bill Belichick. El emperador mismo, el hombre de la sudadera de mangas cortadas y hoodie que esconde uno de los rostros más malhumorados de la NFL. Hombre de muy pocas palabras, pero Bill es un genio, te guste o no. El señor es capaz de ver el valor en jugadores aparentemente grises. Él no quiere estrellas porque él las hace. Bill Belichick pasará a la historia como una leyenda de la NFL junto a Vince Lombardi y Chuck Noll.

 

  1. Thomas Edward Patrick Brady Jr. La nena, la diva… es el objeto de tu odio, el epítome del entripado cada vez que lo ves ganar. Celebras cuando le hacen sack y te da placer verlo hacer berrinches. Brady… el súper atleta que a sus 39 años juega mejor que nunca, además está galán y se casó con una supermodelo, es multimillonario y tiene cuatro anillos. Está a punto de convertirse en el mejor quarterback de la historia, superando a su ídolo Joe Montana. Si crees que Brady ha llegado hasta aquí porque desinfla balones, felicidades, eres un gran hater, pero en el fondo más oscuro y recóndito de ti sabes que el futuro miembro del Salón de la Fama es grande y que quizás quisieras ser un poquito como él.

 

Así que una vez más tendrás la oportunidad de odiar a los Pats en el Super Bowl LI. Corre a tu tienda de deportes más cercana y cómprate artículos de los Falcons. Veamos si los Pats salen triunfantes de su tour de venganza y les callan la boca a touchdowns a unos cuantos. Ódialos, ámalos, pero no puedes negar que los Pats son grandes.

No comments

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.